Lo que los antiguos consejos pueden enseñarnos sobre la IA

Foto del autor

Inteligencia Artificial (IA) está en todas partes. Siri, Alexa y Google Assistant se han convertido en indispensables para millones de usuarios. El piloto automático de Tesla tiene el potencial de cambiar la conducción para siempre. E IBM Watson aceptó un nuevo trabajo proporcionando soluciones de big data a las corporaciones después de que su primer trabajo estuviera en peligro.

Esos son solo los ejemplos más destacados. Las aplicaciones útiles de la IA se están desplegando en un amplio espectro de industrias, pero la IA también tiene el potencial de ser mal utilizada.

Sobre el autor

Jason Egnal es Director de Marketing de Zenfolio (se abre en una nueva pestaña). Su experiencia abarca una variedad de industrias, incluyendo SaaS, AI, Fintech y Electrónica de Consumo.

Zenfolio, el constructor de sitios web y sitio para compartir fotos, ha introducido recientemente una tecnología que aplica la IA para ayudar a los fotógrafos (se abre en una nueva pestaña) en la selección de las mejores fotos entre los miles de disparos que se suelen hacer durante una sesión fotográfica. La avanzada tecnología de reconocimiento de imágenes es tremendamente potente y puede hacer que los fotógrafos sean más eficientes de lo que jamás soñaron.

Al explorar la mejor manera de desplegar la IA a la comunidad fotográfica, Zenfolio tuvo algunas discusiones fascinantes sobre la responsabilidad corporativa en general, y sus obligaciones en particular.

IA: concepto antiguo, realidad nueva

El concepto de IA fue teorizado hace siglos por filósofos griegos (se abre en una nueva pestaña), con mitos sobre Talos y Pandora creando caos y destrucción.

Tal vez estos relatos cautelares sobre los seres artificiales influyan en nuestro pensamiento actual. Aunque a los antiguos griegos sin duda les habría hecho gracia el carácter rudimentario del discurso filosófico en Zenfolio, la ventaja que tenía la empresa era que los debates se basaban en puestas en práctica reales, no en meras cavilaciones teóricas (y el equipo llevaba ropa más práctica, además).

La Inteligencia Artificial contribuye a la eficiencia, la precisión y la productividad de formas que los primeros griegos no podían imaginar. Ha evolucionado hasta ser capaz de procesar el lenguaje, reconocimiento ópticoy la interacción humana.

Sin embargo, hay aspectos positivos y negativos a considerar en torno al despliegue responsable de la IA.

La aplicación positiva de la IA en la fotografía

La industria de la fotografía está generando exponencialmente más imágenes que nunca gracias a las cámaras digitales y el mejores editores de fotos. Los fotógrafos necesitan ser más eficientes y productivos en el largo proceso de encontrar las mejores imágenes entre miles.

La IA puede analizar grandes cantidades de datos y realizar funciones específicas, volviéndose más rápida y precisa a medida que aprende, normalmente cuando es afinada por un humano.

Dado que cada fotógrafo tiene un estilo único y confía en su ojo creativo para caracterizar su trabajo, es importante establecer un modelo en el que la IA pueda ayudar en una tarea específicamente definida, pero dejando el control creativo final en manos del fotógrafo.

El sesgo inherente de la IA en la fotografía

Un reto importante en muchos tipos de inteligencia artificial es el sesgo. Especialmente en la tecnología de reconocimiento facial.

Algunos modelos de IA heredan el sesgo de los conjuntos de datos con los que se entrenan y, por tanto, pueden reforzar o exacerbar los sesgos sociales. Esto suele ocurrir debido a la falta de variedad en el conjunto de entrenamiento para los modelos.

La diversidad de datos puede ayudar a mitigar los problemas que conducen a los sesgos en el sistema, pero los conjuntos de datos siguen necesitando un filtrado para evitar errores.

Información personal vinculada a las fotografías

Ya hemos visto varios usos controvertidos de la tecnología de reconocimiento facial. A principios de este año, una startup con sede en Nueva York fue multada con decenas de millones de dólares (se abre en una nueva pestaña) por las autoridades europeas por amasar miles de millones de imágenes faciales e información personal de Facebook, LinkedIny otros sitios web. A continuación, se utiliza para entrenar el software de reconocimiento facial para identificar a las personas en función de los escaneos faciales.

La empresa justifica sus acciones afirmando que su tecnología está diseñada para ser utilizada por las fuerzas del orden en la lucha contra el crimen. Sin embargo, hay otras empresas cuyos sitios web permiten a cualquiera subir cualquier foto para identificar al sujeto.

La tecnología de reconocimiento facial es, sin duda, una poderosa herramienta para que los fotógrafos y sus clientes puedan agrupar y ver fácilmente las fotos de una persona concreta. Es una de las mejores características de la Google Fotos por ejemplo.

Sin embargo, no es necesario que una empresa asocie información de identificación personal (PII) con la imagen para lograr estos resultados.

En el caso de las sesiones fotográficas que generan miles de imágenes, con un conjunto de sujetos similares que aparecen en muchas de las fotos, aplicar el reconocimiento facial para encontrar a una persona específica no requiere que la aplicación sepa nada sobre esa persona, aparte de sus rasgos faciales únicos.

Una vez seleccionadas todas las fotos de una persona por la IA, ésta puede calificar cada imagen basándose en un conjunto de criterios ordenados en importancia, por ejemplo, la imagen más nítida, las caras más felices, si los ojos están abiertos o cerrados.

Al mantener el conjunto inicial de fotos almacenadas localmente en un ordenador del fotógrafo, la tecnología puede aplicarse de forma extremadamente útil, sin que el sujeto de la foto corra el riesgo de que los modelos de IA aprendan a identificarlo con mayor precisión a partir de un gran grupo de imágenes privadas.

En caso de que el fotógrafo comparta luego un subconjunto de las mejores fotos con su cliente a través de los servicios de almacenamiento en la nube de Zenfolio, por ejemplo, la galería está protegida por una contraseña, y los ajustes avanzados para el fotógrafo permiten activar o desactivar las funciones de reconocimiento facial para la galería de cada cliente.

Implementación de la IA con inteligencia

Dar a los fotógrafos profesionales un acceso asequible a la IA avanzada es una iniciativa muy nueva.

Y el equipo que está detrás de PhotoRefine.ai ha sido cauteloso y reflexivo, y quizás incluso filosófico, a la hora de desplegar la solución.

Utilizando tecnología de vanguardia, aprovechando casi dos décadas de experiencia en la protección de imágenes y vídeos, y asociándose con los mejores proveedores de tecnología de seguridad.

Siempre existe la posibilidad de que las circunstancias evolucionen de forma inesperada, pero el enfoque que ha adoptado la empresa es tratar de garantizar que no permita ni contribuya a las aplicaciones negativas de la tecnología de IA.

Quizá los filósofos de la antigua Grecia se sorprenderían de que hoy su Talos dirija un Tesla. O que el caos y la destrucción que temían de Pandora se limiten a la industria musical. Si todas las empresas dedican tiempo a contemplar el impacto moral y ético de sus creaciones -túnicas y sandalias opcionales- quizás podamos demostrar que esas antiguas preocupaciones son infundadas.

Pero como dijo el filósofo más contemporáneo Douglas Adams «Un error común que la gente comete al tratar de diseñar algo completamente a prueba de tontos es subestimar el ingenio de los completos tontos».