Cómo encontrar un nuevo contrato de telefonía móvil

Foto del autor

María Mallo

La oferta es pletórica: aquellos que cambian las tarifas de telefonía móvil deberían tener al menos una idea de los servicios que necesitan. Esto también se aplica a la cuestión de si 5G es imprescindible.

Düsseldorf/Berlín: desde diciembre de 2021, los contratos de telefonía móvil deben poder rescindirse mensualmente al final del período mínimo del contrato. Por lo tanto, el miedo a quedarse atrapado un año más en la tarifa anterior es cosa del pasado.

Pero si realmente quiere aprovechar esta «libertad», también tiene que pensar en grande y cambiar su contrato si el anterior ya no satisface sus necesidades personales o si se puede obtener un nuevo contrato con las mismas o mejores condiciones. por menos.

En cualquier caso, nadie debe temer perder su número de móvil al cambiar de operador. El derecho a la portabilidad está consagrado en la ley y lo que se denomina portabilidad debe ser gratuito.

También existen tarifas pospago que se pueden cancelar mensualmente

La cuestión de si necesitas un contrato de prepago (pago por adelantado) o un contrato de pospago (factura) ha quedado un poco en un segundo plano, ya que también hay contratos de pospago que se pueden cancelar mensualmente desde el principio.

Especialmente los clientes que desean un mejor control de costos optan por tarifas prepagas con prepago, explica Henning Gajek del portal de telecomunicaciones “Teltarif.de”.

El prepago también puede ser útil para contratos para niños o para segundos o terceros dispositivos poco utilizados. Y el prepago no es tan incómodo como parece: casi siempre es posible automatizar los prepagos, por ejemplo mediante domiciliación bancaria, cuando el saldo es inferior a una cantidad predefinida.

¿Mensualmente o cada cuatro semanas?

Al investigar una tarifa y comparar precios, se debe tener en cuenta que las opciones que se agregan a la tarifa prepago cada mes, como el volumen de datos, se pueden facturar cada 28 días (cuatro semanas) y no cada 30 días (meses).

Sea cual sea el tipo de contrato, es importante reservar un volumen de datos suficiente desde el principio para poder terminar el mes: «Reservar un volumen de datos adicional cuando no es suficiente es simplemente terriblemente caro», explica Gajek.

Felix Flosbach del Centro de Consumidores de Renania del Norte-Westfalia aconseja a quienes firman un nuevo contrato que no elijan el volumen de datos según su consumo actual, sino según lo que podrían consumir en uno o dos años. De hecho, el volumen de datos consumidos en promedio continúa aumentando.

El consumo de datos sigue aumentando

El último informe anual de la Agencia Federal de Redes también lo muestra: en 2021, el volumen de datos promedio utilizado por tarjeta SIM activa por mes aumentó alrededor de un 39% en comparación con el año anterior, alcanzando los 4,3 gigabytes (GB).

A pesar de esto, no es necesario gastar mucho dinero en un contrato. En los proveedores de bajo coste, conocidos como descuento de telefonía móvil, ya puedes conseguir un paquete de telefonía y SMS en todas las redes y de 5 a 20 gigabytes (GB) de volumen de datos por 5 a 10 euros al mes, explica Felix Flosbach.

Tenga en cuenta: para los contratos con una duración mínima, la tarifa mensual puede aumentar significativamente cuando vence. Esto debe verificarse con anticipación y luego, si es necesario, rescindir el contrato después de dos años.

¿Es interesante firmar un contrato con un operador de red?

Entre los propios operadores de red, el estándar de paquetes de telefonía y SMS más un volumen de datos de 10 GB ronda los 30 euros al mes. Según Flosbach, estos contratos pueden seguir siendo interesantes, por ejemplo, cuando el alcance de los servicios contractuales va más allá de lo prescrito por la ley.

“Hay entonces, por ejemplo, más países incluidos en roaming de los prescritos por la ley o tienen canales de servicio más rápidos”, explica Flosbach. Además, el uso de las nuevas redes 5G sigue siendo un servicio que casi solo los propios operadores de red ofrecen en sus contratos de telefonía móvil, añade.

Según Flosbach, tener acceso a la tecnología 5G como usuario es útil si uno realmente necesita una conexión de datos muy rápida y enfrenta limitaciones en la red 4G (LTE). “Entonces, si uno necesita mover una gran cantidad de datos rápidamente, el acceso 5G es una ventaja”, dijo Flosbach. Además, la cobertura de la red 5G ahora puede ser localmente incluso mejor que la de la red 4G.

Hay que preparar un cambio de red

Antes de cambiar los contratos y cambiar a otra red, debe probar la calidad de la recepción con la nueva red en su propia región, aconseja Henning Gajek. “Puedes pedir a vecinos y compañeros que compartan sus experiencias, consultar la prueba de red o hacerte con una tarjeta prepago y probar tú mismo la calidad de recepción”, explica el experto.

En caso de duda o emergencia, también es posible celebrar dos contratos con dos operadores que operan en diferentes redes móviles. “Muchos teléfonos móviles ahora tienen espacio para dos tarjetas SIM y tienes acceso a dos redes”, explica Gajek. Sugiere obtener la tarjeta SIM para la red que usa habitualmente a través de un contrato a plazo fijo y la tarjeta de reemplazo a través de un contrato prepago. Esto ayuda a limitar los gastos de la tarjeta de reemplazo que se usa con poca frecuencia. dpa