Microsoft está haciendo más mal que bien con Bing, que funciona con ChatGPT

Foto del autor

Parece que añadir el chatbot de inteligencia artificial ChatGPT a su motor de búsqueda Bing fue tanto un golpe de genio como un pequeño desastre para Microsoft, pero en su prisa por arreglar las cosas, ¿podría acabar empeorándolas?

En un arco argumental que habría hecho que Mary Shelley llamara a sus abogados para hablar de infracción de derechos de autor, Microsoft llamó la atención del mundo al presentar un Bing actualizado que tenía un nuevo cerebro impulsado por ChatGPT. De este modo, los usuarios podían hacer preguntas más complejas y Bing respondía de forma similar a la humana, basándose en los enormes modelos lingüísticos de ChatGPT y en la información de Internet.

El potencial era enorme y por fin la gente hablaba de Bing, después de años en los que, bueno, nadie hablaba de él. Sin embargo, cuando la gente empezó a utilizar el nuevo Bing, surgieron algunas peculiaridades bastante extrañas y preocupantes: Bing daba respuestas incorrectas a las preguntas, daba respuestas preocupantes que denotaban algún tipo de crisis existencial e incluso se ponía agresivo con los usuarios.

De repente, toda esa exposición positiva empezó a volverse un poco amarga, lo que llevó a Microsoft a coger rápidamente un bisturí y hacerle una lobotomía a Bing. Se prohibieron los temas y se redujo el número de respuestas que podía dar, en un intento de evitar que los chats con Bing cayeran en la extrañeza.

El problema fue que, al eliminar las rarezas, Microsoft hizo que Bing volviera a ser aburrido.

Daño autoinfligido

Después de que Microsoft redujera drásticamente la inteligencia artificial del nuevo Bing, la gente se quejó en Internet. Parecía que Bing intentaba evitar hablar de temas polémicos y daba por terminada una conversación tras cinco respuestas.

Microsoft había sido un poco demasiado brutal a la hora de limitar Bing, y parece que ahora la compañía está tratando de revertir algunos de esos cambios. Según informa CNET (se abre en una nueva pestaña)En una nueva entrada del blog de Microsoft se reconoce que «desde que pusimos los límites al chat, hemos recibido comentarios de muchos de vosotros deseando que vuelvan los chats más largos, para que podáis tanto buscar más eficazmente como interactuar mejor con la función de chat.»

La empresa está estudiando la forma de recuperar los chats más largos «de forma responsable», y está aumentando el número de respuestas a seis. Los usuarios también pueden ahora realizar un total de 60 chats al día con Bing, un aumento respecto a los 50 que se impusieron la semana pasada. Según Microsoft (se abre en una nueva pestaña), «Nuestros datos muestran que para la gran mayoría de ustedes, esto permitirá su uso diario natural de Bing» y que con el tiempo, esto aumentará a 100 chats al día.

Sin embargo, todos estos cambios no le sientan muy bien a Microsoft. Se suponía que la inclusión de ChatGPT iba a suponer un gran relanzamiento para el tambaleante motor de búsqueda Bing, que no ha conseguido desafiar el dominio de Google, y justo después de la presentación, parecía que por fin había llegado el momento de Bing. Sin embargo, los fallos iniciales no sólo fueron embarazosos para Microsoft, sino que pusieron de manifiesto los peligros de mostrar una nueva tecnología demasiado pronto.

Como ya he dicho antes, la primera impresión es la que cuenta, y para muchas personas era la primera vez que utilizaban Bing o ChatGPT, por lo que si la experiencia era mala, era poco probable que volvieran a intentarlo.

La posterior eliminación de funciones por parte de Microsoft, la posterior reincorporación de algunas y los drásticos recortes en las capacidades de Bing hacen que nadie esté realmente seguro de lo que Bing es en este momento. Da la sensación de que Microsoft no comprendió del todo lo que estaba creando, y que esa creación cobró vida propia y se convirtió en un monstruo. En su prisa por volver a controlarlo, la empresa podría haber matado inadvertidamente a su creación en el proceso.