La IA nos roba el arte, según una nueva demanda de artistas

Foto del autor

La batalla entre artistas y IA está listo para un enfrentamiento legal, ya que un grupo de artistas se prepara para enfrentarse a Stability AI, Midjourney y DreamUp de DeviantArt en la primera demanda colectiva federal estadounidense de este tipo.

Sarah Andersen, Kelly McKernan y Karla Ortiz alegan que las organizaciones en cuestión son cómplices en «el uso ilegal de obras protegidas por derechos de autor». Se alega que se utilizaron unos 5.000 millones de imágenes para entrenar la IA, todo ello sin el consentimiento de los artistas.

Según la demanda (se abre en una nueva pestaña), que llega a calificar de «traición a su comunidad de artistas» el uso que DeviantArt hace de las imágenes generadas por IA, los demandantes «pretenden poner fin a esta flagrante y enorme vulneración de sus derechos sus profesiones son eliminadas» por la IA. software de arte digital.

Arte AI en el marco

No todo el mundo está convencido.

Algunos afirmaron que el documento judicial tergiversaba fundamentalmente el funcionamiento real de la IA generativa. La demanda colectiva parecía sugerir que la tecnología copia efectivamente obras protegidas por derechos de autor, en lugar de crear nuevas imágenes influidas por los datos de entrenamiento, como sabrá cualquiera que haya jugado con Dall-E.

Otros, incluso aquellos con un sólido historial de apoyo a los derechos de los artistas en el campo de la inteligencia artificial, siguen preocupados por lo que el resultado podría significar para el futuro de las obras de arte generadas por IA. Al fin y al cabo, los demandantes no sólo piden una compensación económica. También están exigiendo alteraciones a nivel técnico, «incluyendo pero no limitándose a realizar cambios en los Productos de Imagen AI de sus Demandados».

Y Andersen, McKernan y Ortiz no son los únicos que intentan arrastrar las plataformas de arte de IA ante el pico.

Famoso foto de archivo Getty Images también ha amenazado con demandar a Stability AI, el grupo detrás de Stability Diffusion, por infracción de derechos de autor. En un comunicado de prensa (se abre en una nueva pestaña), la empresa -que a su vez es una figura controvertida en el mundo de la fotografía debido a sus prácticas en materia de licencias- confirmó que ha iniciado acciones legales ante el Tribunal Superior de Justicia del Reino Unido. Afirma que Stability AI copió y procesó millones de imágenes y metadatos protegidos por derechos de autor para su formación.

«Getty Images cree que la inteligencia artificial tiene el potencial de estimular los esfuerzos creativos. En consecuencia, Getty Images proporcionó licencias a innovadores tecnológicos líderes para fines relacionados con el entrenamiento de sistemas de inteligencia artificial de una manera que respeta los derechos de propiedad personal e intelectual. Stability AI no solicitó ninguna licencia de este tipo a Getty Images y, en su lugar, creemos que optó por ignorar las opciones viables de concesión de licencias y las protecciones legales de larga data en la búsqueda de sus intereses comerciales independientes», dijo la empresa de fotografía.

A finales del año pasado, VentureBeat (se abre en una nueva pestaña) debatió las legalidades del arte generativo de la IA después de que el tipógrafo y abogado Matthew Butterick -que también está implicado en la última demanda colectiva- afirmara que la IA de GitHub Copilot utilizó su código fuente para entrenar sus datos.

En aquel momento, un abogado declaró al sitio web que creía que «los argumentos van a ser [boiled down to] uso justo frente a infracción». Otro académico del derecho advirtió de que es probable que cualquier disputa legal acabe en el Tribunal Supremo, lo que podría tardar años en resolverse.

Si la demanda presentada por Andersen, McKernan y Ortiz prospera, tanto a los artistas como a los usuarios les espera un largo camino y mucha incertidumbre.