El mercado de las redes en la nube está roto: Netmaker intenta arreglarlo

Foto del autor

Desde las empresas hasta los usuarios particulares, todo el mundo parece utilizar la nube. Y, dado que las organizaciones están migrando cada vez más hacia un modelo de trabajo remoto o híbrido, la computación en la nube va a ser cada vez más grande.

El valor global del mercado superó los 368.000 millones de dólares (se abre en una nueva pestaña) en 2021, y se espera que crezca a un asombroso ritmo anual del 15,7% de aquí a 2030.

Esta rápida expansión, junto con un aumento considerable de la demanda, está trayendo consigo bastantes desafíos, ya que el sector lucha por mantenerse al día con las nuevas tendencias, herramientas y ciberamenazas.

Este fue exactamente el escenario con el que se encontraron el ex ingeniero de la nube de IBM Alex Feiszli y su antiguo colega, ahora socio comercial, Dillon Carns, hace aproximadamente un año, cuando decidieron crear su propio sistema de red en la nube.

Los límites de los actuales sistemas de red en la nube

«Las nuevas tendencias [in cloud computing] consisten en crear aplicaciones más distribuidas. Hay cosas como el IoT, la computación de borde, la nube híbrida múltiple. Todos estos nuevos patrones implican la ejecución de aplicaciones en entornos de red diferentes. Pero no existe realmente una solución, o una buena solución, para controlar la red a través de estas diferentes infraestructuras», dijo Feiszli a TechRadar.

«Ese es el vacío que pretendemos resolver: automatizar e integrar la red entre estos diferentes entornos distribuidos».

La computación en nube, o en red, se refiere a la infraestructura que ofrece servicios informáticos a la carta a través de Internet. Si bien la nube comenzó siendo un espacio de almacenamiento seguro, su uso más reciente es una forma de procesar y vincular diferentes cuentas y aplicaciones a través de una red virtual remota.

«Creo que hay un pequeño vacío de habilidades en la industria, donde no hay suficientes desarrolladores centrados en la creación de redes. No creo que veamos tanta innovación en el espacio de las redes como en otros espacios, pero es realmente necesario», dijo Feiszli.

A La falta de conocimientos técnicos capaces de seguir las nuevas tendencias de la computación en nube es uno de los principales problemas que afectan a las organizaciones, según una encuesta reciente (opens in new tab) realizado por la empresa estadounidense de software informático Flexera.

Otras limitaciones que arrastran los nuevos desarrollos de las redes en la nube son:

  • Control limitado sobre la infraestructura de la nube dificultando la correcta gestión e implementación de procedimientos acordes con los objetivos de las organizaciones;
  • Dificultad para promover las prácticas de seguridad capaces de proteger a las organizaciones de una amplia gama de ciberamenazas;
  • Cumplimiento de la normativa con varias normativas y leyes locales sobre datos;
  • Coste y cuestiones de gestión de múltiples nubes.

Netmaker: ¿la plataforma de red virtual del futuro?

Estas fueron algunas de las cuestiones que el CEO y cofundador de Netmaker (se abre en una nueva pestaña) Alex Feiszli y su socio Dillon Carns encontraron hace un año, antes de decidirse a crear su propia red de malla capaz de superar tales limitaciones.

«Originalmente teníamos una idea mucho más grande: tener un proveedor de nube que no posea ninguna infraestructura y que sea proporcionada por los usuarios. Pero para que funcionara, necesitábamos una VPN de malla realmente eficaz», dijo.

Para quienes no estén familiarizados con el concepto de VPN de malla, este tipo de software se diferencia de los servicios de VPN tradicionales porque utiliza la tecnología peer-to-peer para conectar directamente cada nodo (o dispositivo) dentro de la red sin necesidad de pasar por una pasarela o servidor central.

Sin embargo, lo que Feiszli y Carns buscaban era una VPN de malla muy rápida, segura y dinámica. «Desgraciadamente, cuando miramos lo que había en el mercado, nada cumplía realmente lo que necesitábamos», dice Feiszli. «Así que construimos Netmaker para resolver nuestro problema».

Netmaker se distingue de sus competidores porque funciona con el protocolo seguro y ultrarrápido WireGuard. Su flexibilidad y su gran rendimiento, capaz de igualar a una red sin cifrar, lo hacen especialmente adecuado para la ejecución de infraestructuras, nos explica Feiszli.

Las redes de malla existentes suelen utilizar distintos protocolos que ofrecen un rendimiento más lento. Y también cuando se emplea WireGuard, como en el caso de Tailscale y Meshnet de NordVPN, estas herramientas buscan una experiencia de usuario final sencilla y lo suficientemente potente como para llevar a cabo las actividades cotidianas.

Por el contrario, Netmaker busca mejorar la experiencia de los departamentos de TI y las empresas de TI más que de los usuarios individuales.

Se trata de una plataforma de red de código abierto disponible en GitHub para que todo el mundo la revise, cuyo objetivo es vincular entornos híbridos/multicloud, edge, IoT y Kubernetes sin sacrificar un fuerte rendimiento, seguridad y flexibilidad.

«En la práctica, permite a las personas definir las conexiones entre cualquier máquina que posean dentro de la red -siempre que esas máquinas tengan una conexión a Internet- de forma segura y automática», dijo Feiszli.

Los usuarios pueden elegir entre su plan comunitario y profesional, ambos gratuitos. Este último ofrece a los usuarios algunas características adicionales, como detalles de las métricas, control de acceso de los usuarios y una opción de enrutamiento de conmutación por error para retransmitir automáticamente la red a través de una tercera máquina en caso de que no pueda establecerse una conexión peer-to-peer.

Vale la pena señalar que las organizaciones más grandes necesitan actualizar su plan pro a una suscripción de pago, ya que el nivel gratuito sólo permite un usuario y 50 máquinas como límite de red.

Además, es muy fácil para los usuarios asegurar su anonimato ya que, a pesar de la versión de pago, ni siquiera requiere una dirección de correo electrónico para empezar.

¿Qué es lo siguiente?

Lanzada en marzo de 2021, la comunidad de Netmaker está creciendo rápidamente. Ahora cuenta con más de 1400 plataformas activas con aproximadamente 10.000 máquinas funcionando en estas redes.

Sin embargo, como admitió Feiszli, «resulta que construir una VPN es algo muy difícil».

El objetivo de Netmaker es ciertamente bastante ambicioso y necesita recursos para seguir desarrollándose al mismo ritmo que el sector de las redes en la nube.

Por eso lanzaron una campaña de financiación para conseguir los recursos necesarios para poder estar a la altura de la nube y sus retos. Tras graduarse en Y Combinator, la startup consiguió recaudar 2,3 millones de dólares (opens in new tab) el pasado mes de octubre para ampliar su equipo y seguir haciendo lo que les gusta: escribir más y mejores códigos.

«Nos encantaría ir en más direcciones con esto con el tiempo, ya que vemos algunas grandes oportunidades de integración», dijo Feiszli. «Pero la creación de redes es un problema enorme que hay que resolver y en el que hay que trabajar mucho. Así que Netmaker nos va a mantener muy ocupados en el futuro inmediato».