Cómo Dreamlight Valley de Disney me hizo volver a sentir como un niño

Foto del autor

Cada vez que juego a un nuevo videojuego, intento capturar esa sensación que tenía cuando era más joven. Esa sensación en la que te encuentras mirando fijamente a la pantalla y nada más a tu alrededor importa.

Después de años intentando recuperar esa magia, por fin la encontré cuando me hice con Dreamlight Valley de Disney. (se abre en una nueva pestaña).

Cuando era niña, era hija única y vivía con un padre soltero que trabajaba a jornada completa, lo que me hacía sentir muy sola. A menudo buscaba consuelo en los medios de comunicación que me rodeaban y, como era la década de 1990, esos medios tenían algo que ver con Disney. Disney estaba en todas partes: en los dibujos animados que veía los sábados por la mañana, en la ropa que vestía, en las películas que iba a ver al cine y en los videojuegos que jugaba.

Tocando la campana Packard

Uno de mis primeros recuerdos de juego es Aladdin, de Capcom, en la SNES. (se abre en una nueva pestaña). La película de la que se adaptó el juego fue la primera que vi en el cine. Estaba obsesionado, hasta con la mochila del Genio que llevaba orgulloso al colegio todos los días.

Esta obsesión hizo que el videojuego se convirtiera en mi favorito de la época, además de ser mi principal fuente de consuelo. Me pasaba horas y horas lanzando manzanas a los enemigos y balanceándome de plataforma en plataforma como Aladino mientras escuchaba las encantadoras versiones en 16 bits de los pegadizos números musicales de la película.

Durante el verano, mientras mis amigos del colegio visitaban en persona a Mickey Mouse y sus amigos en Disneyland, yo me pasaba las vacaciones visitando a mis personajes favoritos a través de los videojuegos a los que jugaba.

Todos los veranos me quedaba en casa de mis abuelos y me obsesionaba con el ordenador Packard Bell de mi abuelo jugando a juegos como Disney’s Magic Artist. (opens in new tab) y Libro de cuentos de Disney: 101 Dálmatas (se abre en una nueva pestaña). De nuevo, podía pasarme horas allí sentada, mirando fijamente el monitor del ordenador, encontrando consuelo en los personajes que tan bien conocía.

Disney y los videojuegos son casi sinónimos

Con el tiempo, perdí la capacidad de sumergirme por completo en los videojuegos. Seguía jugando, pero cuanto mayor me hacía, más responsabilidades y realidades del mundo que me rodeaba se interponían en mi forma de experimentar los medios que antes admiraba. También empecé a darme cuenta de que ya no era el público objetivo de muchos contenidos de Disney.

A veces hay que aceptar que Disney Princess: Viaje Encantado (se abre en una nueva pestaña) para la Nintendo Wii no es para ti, y no pasa nada. Había juegos como Kingdom Hearts (se abre en una nueva pestaña)La serie, de la que era, y sigo siendo, fan incondicional, pero la sensación que tenía al interactuar con mis personajes favoritos no era la misma ahora que la realidad de ser adulto había empezado a imponerse.

Entonces, años más tarde, llegó Dreamlight Valley de Disney.

«..ybuscando una pausa en las responsabilidades de la vida, llegas a un lugar familiar», dice el narrador inicial al empezar una nueva partida. Es casi como si los desarrolladores de Gameloft supieran exactamente qué experiencia de juego estaba buscando.

Disney’s Dreamlight Valley es una mezcla de simulador de vida y de granja, como Animal Crossing, pero con una capa de pintura de Disney. Cuando empiezas a jugar, tienes tu propia casita, que puedes decorar con objetos de temática Disney, lo que me permite crear un espacio que no se parece demasiado a mi propia habitación cuando era más joven.

El objetivo principal es ayudar a los personajes de Disney a recuperar la memoria, ya que han sufrido una maldición. Cuanto más ayudaba a los personajes a recordar, más me acordaba de aquella maravillosa sensación de jugar a los juegos de Disney en el PC de mi abuelo. Aunque el PC que utilizaba ahora era mucho más avanzado, la sensación de mirar fijamente al monitor era muy parecida.

Lo que diferencia a Dreamlight Valley de los juegos de Disney a los que jugaba cuando era más joven es que ahora puedo jugar como yo mismo. En lugar de jugar como mi héroe o villano favorito de Disney, puedo pasar el rato con ellos, como yo mismo. Puedo entablar conversaciones con Mickey Mouse, llevar a Goofy a pescar o simplemente pasar el rato con mi colega escocés favorito, Scrooge McDuck.

Cuando tomé el control de mi versión del juego, la inmersión que me faltaba volvió con cada paso que daba en el valle. Dreamlight Valley también me permitió reencontrarme con mi infancia de otras maneras. Desde que jugué por primera vez, he vuelto a comprar muchos juguetes de Disney que tenía cuando era más joven. Desde una figura de baño de burbujas de Blancanieves hasta los cohetes de Pride Rock, pasando por la misma mochila de Aladdin que llevé a la escuela primaria hace tantos años. En el despacho de mi casa hay ahora una estantería donde están todos mis recuerdos de Disney.

Donde antes tenía miedo de que me siguieran gustando las cosas que hacía cuando era pequeña, Dreamlight Valley me ha permitido abrazar las cosas que me hacen feliz. Definitivamente, mi relación con los medios de Disney aún ha cambiado. Desde que soy adulta, soy más consciente de su pasado, y como me gusta consumir los medios a través de una lente crítica, no puedo consumir sus medios con la felicidad ignorante que tenía cuando era más joven.

Sin embargo, jugar a Dreamlight Valley de Disney me ha devuelto una sensación que faltaba en mi vida. Esa sensación en la que nada importa aparte de ti y del juego al que estás jugando. Cada vez que visito el Valle, me acuerdo de todos los días que pasé mirando el PC de mi abuelo y, durante esas horas, vuelvo a sentirme como un niño.