5 señales de que la industria cinematográfica se está volviendo totalmente virtual

Foto del autor

Aunque la industria del vídeo parece ir bien con su actual tecnología digital, está a punto de experimentar de nuevo un cambio tecnológico irreversible que alterará casi todos los aspectos del proceso de producción tal y como lo conocemos.

Se trata de un cambio demasiado familiar para una industria que acaba de asentarse tras una evolución similar que sacudió la tierra hace menos de 20 años.

En aquel momento, fueron las cámaras de cine las que sufrieron la disrupción de la era digital y eso cambió la industria para siempre. Pero ahora, la disrupción en la era virtual será más importante de lo que se pueda imaginar.

Desde el rodaje de las películas hasta la edición y postproducción de vídeo, prepárate para una auténtica montaña rusa.

A principios de la década de 2000, muchos expertos del sector predijeron que las cámaras digitales eran una moda pasajera y que no tenían la calidad necesaria para sustituir a una tradición de 50 años de película. En su momento, tuvieron razón. La realidad es que las cámaras digitales tenían inicialmente una calidad deficiente, eran poco fiables y las cámaras de película modernas habían experimentado recientemente importantes y prometedoras mejoras.

Sin embargo, tras unos pocos años de innovación, las ventajas de los sistemas de cámaras digitales superaban claramente a las cámaras de película en casi todas las categorías y, en última instancia, demostraron ser una solución mucho más eficiente.

Hoy en día, estamos viendo los primeros indicios de que los sistemas virtuales pronto desbancarán a sus homólogos digitales de la misma manera.

La producción virtual es el proceso de utilizar pantallas LED de gran formato con efectos visuales en la cámara, simulando entornos fotorrealistas en tiempo real como fondo virtual.

Y estos son sólo los primeros pasos de la evolución virtual. Pero, ¿cómo y por qué está ocurriendo?

1. El respaldo de la industria

Para que una nueva tecnología se imponga de verdad, necesita el apoyo de la industria. Tomemos como ejemplo las luces LED. Hoy en día, la iluminación LED se ha convertido en un estándar en los estudios de todo el mundo, pero cuando los fabricantes chinos introdujeron por primera vez las luces LED en la industria de la producción de vídeo hace más de 15 años, ni siquiera eran consideradas por la industria. No fue hasta que los principales fabricantes, como Arri, Mole Richardson y KinoFlo, empezaron a ofrecer luces LED casi 5 años después, que las luces LED se pusieron realmente de moda.

La lección que hemos aprendido una y otra vez es que para que una innovación se imponga en una industria, el cambio debe producirse desde dentro, no desde fuera.

En el caso de la producción virtual, los principales apoyos internos ya se han establecido a través de líderes de la industria como Arri y Sony, que no sólo están apoyando públicamente la producción virtual como el futuro, sino que están invirtiendo activamente cientos de millones de dólares para crear productos diseñados específicamente para ella.

Otro dato importante es que estamos viendo que la tasa de adopción del mercado aumenta a un ritmo cada vez mayor. Esto puede verse en varios ámbitos. Los dos más significativos son el número de producciones que se ruedan actualmente en producción virtual y el número de estudios de producción virtual que se están construyendo en todo el mundo, que ha crecido más de un 300% solo en el último año.

Incluso la mención de la producción virtual en los artículos de la industria se ha disparado en los últimos dos años, lo que sugiere que ya no se trata de una simple moda tecnológica, sino de una tendencia creciente en la industria. Además, muchas encuestas del sector, como esta encuesta sobre el sentimiento de adopción realizada por Altman Solon (se abre en una nueva pestaña), sugieren que la mayoría de los profesionales del vídeo están abiertos a la adopción de la producción virtual. Se espera que estas cifras aumenten a medida que el sector siga cambiando a la producción virtual en los próximos 18-24 meses.

2. Acercándose al punto de inflexión

Sin embargo, cambiar una industria no es tarea fácil. La nueva tecnología que entra en el mercado se enfrenta a las fuerzas de la gravedad, ya que pretende alterar el comportamiento dominante de «las viejas formas de hacer las cosas».

Según Geoffrey Moore en Cruzando el abismoEl punto de inflexión es el momento en el que una nueva tecnología está preparada para tomar el relevo de una tecnología ya existente. Es el punto en el que la tecnología es comercialmente viable, rápidamente accesible y la adopción de la tecnología comienza a penetrar en la primera mayoría de un segmento de mercado de la industria.

Durante muchos años en la industria del vídeo, el mercado de la radiodifusión ha sido el encargado de aceptar o rechazar las nuevas tecnologías. Este fue sin duda el caso del 3D, que fue adoptado por muchos en el mercado de los largometrajes, pero que nunca llegó a tener tracción en el mercado de la radiodifusión y, posteriormente, no se adoptó en el mercado de consumo.

En la actualidad, vemos que grandes cadenas de televisión, como ESPN, FOX e incluso Weather Channel, están construyendo sus propios estudios de producción virtual, lo que demuestra la eficacia de esta tecnología en el sector de la radiodifusión y apunta a un punto de inflexión próximo.

3. Establecer los estándares de la industria

Para pasar de ser técnicamente factible a ser ampliamente aceptada y convertirse en un verdadero éxito, toda nueva tecnología necesita normas.

Uno de los principales argumentos que muchos críticos señalan como causa de que la producción virtual no se haya generalizado es la falta de normas ampliamente aceptadas que son necesarias para el crecimiento de la industria. Al fin y al cabo, sin una forma estándar de construir entornos virtuales, gestionar los ajustes de color y manejar los escenarios virtuales, la interoperabilidad será casi imposible.

En pocas palabras, es imperativo que se establezcan normas para que una nueva tecnología se generalice, pero ¿dónde están?

Desde hace décadas, la Sociedad de Ingenieros de Cine y Televisión (SMPTE) (se abre en una nueva pestaña)) ha sido el organismo organizador de la industria del vídeo para establecer normas sobre códecs, ciencia del color y otros protocolos importantes.

En el último año, el SMPTE ha reunido a un grupo de más de 100 marcas y profesionales de la industria del vídeo para acelerar la creación de normas para la producción virtual. Estos estándares son esenciales no sólo para la industria en general, sino para escalar y educar a la fuerza de trabajo del futuro para apoyar la producción virtual.

Sin embargo, a pesar de no contar con estos estándares, se estima que más de 50 de las principales universidades de cine ofrecerán cursos de producción virtual en 2023. La carrera por establecer normas para toda la industria está en plena marcha.

4. Aceleración de la innovación y el crecimiento

En última instancia, la innovación ha sido y será siempre un ciclo que se autocumple. Si un número suficiente de estudios decide invertir en la producción virtual, los fabricantes se verán incentivados a fabricar productos para ellos, y si las empresas necesitan talentos para manejar la tecnología, la educación se verá incentivada a enseñar la producción virtual, y si todas estas cosas ya existen, más estudios se verán incentivados a invertir en la producción virtual.

Para que este bucle virtuoso funcione, es necesario que se den varios aspectos importantes en el ciclo de vida de la adopción de la tecnología. Hasta ahora, los expertos dicen que ya está ocurriendo.

Los principales pioneros en la adopción de los estudios virtuales, como Pixomondo, Final Pixel, XR Stage, Orbital Studios, PRG y Vū, no solo han probado el modelo de negocio, sino que ya han invertido en estudios adicionales para ampliar sus negocios, lo cual es un indicador clave de hacia dónde irá la industria.

Por ejemplo, Vū ha sido testigo de esto de primera mano, comenzando con un solo estudio de producción virtual en Florida en 2021, la empresa de producción de vídeo ahora opera cuatro estudios de propiedad corporativa en todo Estados Unidos, y ayudando a construir otros 11 estudios de producción virtual adicionales después de ver la fuerte demanda de los clientes empresariales y educativos. Todo ello mientras se asocia con constructores de sistemas especializados en un esfuerzo de colaboración para impulsar la estandarización del hardware de producción virtual para la industria en su conjunto.

Desde nuestro punto de vista, en primera línea de la producción virtual, día tras día, hemos visto cómo el ciclo de vida de la adopción se desarrolla más rápido que nunca ahora que el proceso de producción digital se ha hecho cada vez más popular.

5. Los flujos de trabajo de producción están cambiando

Los gigantes tradicionales como Disney, Paramount y Warner Brothers construyeron sus imperios creando grupos de estudios físicos a lo largo de los años. Contar con un gran campus de estudios hacía que las producciones fueran más eficientes y fáciles de gestionar al ubicar todos los recursos de los estudios en un mismo lugar.

Sin embargo, hoy en día el panorama está cambiando fundamentalmente. El trabajo ya no es un lugar, es un verbo. En lugar de invertir en un campus de estudios de ladrillo y mortero, muchos están invirtiendo en la construcción de una red de estudios virtuales por toda Norteamérica, lo que permite que existan normas operativas y tecnológicas dentro de la red y que se pueda operar a distancia, poner en común los recursos y compartir los activos virtuales en toda la red. Este cambio de paradigma permite que cualquier persona, en cualquier lugar, acceda al estudio y trabaje para él incluso sin estar físicamente allí.

Es posible que el futuro de la producción virtual sea una red de estudios virtuales basada en la nube que desmaterialice por completo todo el proceso de producción tal y como lo conocemos. Así es, todo virtual. Si parece una locura, considere el hecho de que esto ya ocurrió a principios de la década de 2000.

Cuando Netflix pasó al DVD por correo, desmaterializó el negocio de las tiendas de alquiler de películas, lo que hizo irrelevante la necesidad de tiendas físicas. Luego, unos años más tarde, desmaterializaron todo el proceso de entrega de vídeo mediante el streaming. Esto hizo que incluso la necesidad de medios físicos o de transporte físico fuera completamente irrelevante.

Del mismo modo, un rodaje de vídeo hoy en día requiere una tonelada de elementos físicos como luces, micrófonos, cámaras, atrezzo, etc. Con la producción virtual, tal y como la reconocemos actualmente, sólo hemos sido capaces de desmaterializar un elemento físico del rodaje: la localización.

El inevitable paso a la virtualización de la producción de vídeo

A medida que el renderizado de los motores de juego en tiempo real se vuelve cada vez más fotorrealista, es inevitable que pronto podamos desmaterializar todo el proceso de producción, permitiéndonos producir todo virtualmente en la nube. En lugar de streaming para la entrega, piensa en streaming para la creación.

En el futuro, la cámara será virtual, la iluminación será virtual, los actores serán virtuales y la localización será virtual.

Se puede decir que la producción virtual que conocemos hoy es como el DVD por correo a principios de la década de 2000, una interesante innovación de transición pero que dista mucho de lo que es hoy Netflix.

La próxima innovación en la producción virtual será la virtualización completa, en la que ascenderemos más allá de los elementos físicos que antes se requerían para la producción, a un proceso totalmente virtual para la producción de vídeo que será rápidamente accesible para cualquier persona desde cualquier lugar permitiendo a los creativos de todo el mundo hacer contenidos a la velocidad del pensamiento.

Aunque aún faltan varios años para que esta realidad se haga realidad, es un futuro en el que trabajamos cada día. En muchos sentidos, el futuro de la producción virtual ya está aquí y, por otro lado, hay mucho más de la producción virtual en camino.

Lo que sabemos con certeza es que la producción de vídeo, tal y como la conocemos hoy, pronto se verá alterada por su homóloga virtual, del mismo modo que lo hizo la era digital y del mismo modo que lo hizo la era cinematográfica y una y otra vez antes. La producción de vídeo es una industria que se construyó a partir de la evolución tecnológica y seguirá evolucionando durante muchos años.